¿Qué trabajamos con la osteopatía?

Para patologías como el colon irritable, estreñimiento, gastritis, hernia de hiato, incontinencias, dolores menstruales, cistitis, trastornos menopaúsicos, patologías respiratorias crónicas, asma, bronquitis,…

Osteopatía visceral

Enfocada hacia la curación de órganos y vísceras, mejorando la función de éstos mediante manipulación para conseguir un mejor riego sanguíneo.

En algunas ocasiones, las vísceras sufren falta de dinamismo y pueden cursar con gran variedad de síntomas abdominales y digestivos. La osteopatía visceral se encarga de liberar las tensiones mediante una serie de técnicas que consisten en abordajes suaves. Se realizan masajes y otras acciones manuales que favorecen la distensión muscular.

De esta manera, se consigue liberar la tensión del órgano, devolviendo la funcionalidad y el movimiento que se habían visto alterados. Se actúa sobre la motilidad de la víscera, relacionándola con las conexiones nerviosas, mecánicas y circulatorias.

El trabajo clínico del osteópata francés Jean Pierre Barral con las vísceras (órganos) condujo al desarrollo de una forma específica de medicina manual: la manipulación visceral. Todos nuestros órganos están suspendidos dentro del sistema musculoesquelético a través de conexiones fasciales específicas. Los osteópatas viscerales reconocen esta relación y utilizan sus habilidades de palpación para evaluar el movimiento de las vísceras y sus accesorios fasciales.

La manipulación visceral se basa en la colocación específica de fuerzas manuales suaves para estimular la movilidad, el tono y el movimiento normal de las vísceras (órganos internos) y sus tejidos conectivos.

La osteopatía visceral da muy buenos resultados en patologías como el colon irritable, estreñimiento, gastritis, hernia de hiato, incontinencias, dolores menstruales, cistitis, trastornos menopaúsicos, patologías respiratorias crónicas, asma, bronquitis,…

Osteopatía articular

La osteopatía estructural o articular generalmente se enfoca en estirar los músculos y movilizar las articulaciones. Gracias a ella conseguimos que el esqueleto y el sistema muscular vuelvan a funcionar de manera correcta.

Dedicada al restablecimiento del aparato músculo-esquelético y de la postura, centrándose en la columna vertebral y traumatismos. Se basa en el principio de que la estructura y la función están relacionadas, si la estructura no está equilibrada, entonces la función se ve afectada y causa una «disfunción». Los síntomas surgen cuando su cuerpo debe lidiar con demasiada compensación que conduce a la «descompensación» de otra zona del cuerpo.

Indicada para dolencias como, luxaciones, dolores musculares y dolores articulares, tendinitis, esguinces, fracturas óseas, dolores de espalda, contracturas, dorsalgias, lumbagias, ciáticas, vértigos,…

Podemos combinarla con diferentes terapias siempre para un óptimo resultado.

Osteopatía craneal

La osteopatía craneal es beneficiosa como medicina complementaria en casos de problemas de estrés y ansiedad, dolores de cabeza, cefaleas, migrañas, vértigos y mareos; dolores de espalda y del sacro.

La osteopatía craneal es una gran aliada para ayudarnos a mitigar trastornos de nuestra vida diaria como los problemas de espalda, los dolores de cabeza o migrañas, o el estrés.

Con esta terapia que actúa sobre las articulaciones del cráneo de una manera eficaz y no invasiva se ayuda a recuperar el equilibrio, lo que a su vez permite activar el proceso de autocuración del cuerpo.

La osteopatía craneal (osteopatía sacrocraneal o terapia cráneo-sacral) es una técnica osteopática que nació en Estados Unidos en el año 1939 y fue creada por el Dr. William Gardner Sutherland, alumno de Andrew Taylor Still (padre de la osteopatía).

Podríamos combinar esta terapia con el uso de la tecnología NESA.