Ejercicios recomendados para nuestra salud

Nadar un ejercicio muy completo que nos llena de felicidad

Igual que la bicicleta, nadar es para todo el año; pero en verano siempre apetece más.

En la natación se trabajan casi todos los músculos del cuerpo. Se utilizan mucho los patrones cruzados, patrones que nos sirven de mucho en nuestro día a día.

  • Es un ejercicio simétrico.
  • Exige una respiración profunda y coordinada.
  • No tiene impacto en las articulaciones y en el agua se anula la gravedad, por lo cual es un ejercicio fácil de asumir.
  • El agua ofrece una resistencia muy baja y muy suave.

La natación está indicada sobre todo en personas que:

  • Sufren de tensión muscular y nerviosa.
  • Tienen cansancio y atasco.
  • Padecen de dolores generalizados.
  • Quieren mantener una buena salud.

¿Quién no debería realizar natación?

  • Tienen dolores puntuales y concretos.
  • Tienen bloqueos articulares.
  • Padecen de lesiones musculares, tendinosas y ligamentosas.
  • Tienen problemas agudos.

 

Más felices, más saludables: beneficios de andar en bicicleta

Aunque la bicicleta es para todo el año, ahora con el verano nos apetece más utilizarla.

Qué beneficios a nivel de salud nos aporta

  • Nos ayuda liberar energía emocional retenida.
  • Reduce el riesgo de infarto.
  • Combate el sobrepeso.
  • Estimula y moviliza el corazón y la respiración.
  • Aumenta la secreción de endorfinas, adrenalina, cortisol, etc… generando así bienestar físico.La secreción de endorfinas, genera también una suave sensación de bienestar psicológico.
  • Moviliza el cuerpo evitando las rigideces y anquilosamientos.
  • Fomenta la eliminación de toxinas por todas las vías, favoreciendo una mejor depuración del organismo.
  • No tiene impacto por lo cual es muy poco agresivo para las articulaciones.

 

Caminar: para vivir y sentirse mejor

Caminar es una de las cosas más sanas que un ser humano puede hacer para sentirse mejor y para vivir mejor. Durante el verano solemos salir a andar más.

¿Por qué nos beneficia andar?

Porque movilizamos todos los tejidos

El cuerpo es una máquina en la que resbalan estructuras unas con otras en un inmenso amasijo de millones de planos de deslizamiento. Todo resbala constantemente con todo, músculos con músculos, ligamentos con huesos y así todos los tejidos. De hecho, de alguna forma, envejecer es precisamente perder esos planos de deslizamiento, nos vamos secando y pegoteando de forma que perdemos movilidad y nos vamos haciendo de «una pieza»
Si mantenemos estos tejidos en movimiento caminando o haciendo cualquier tipo de ejercicio físico vamos a mantener toda esta maquinaria más suelta y más móvil.

Regulación de los niveles de azúcar

El ejercicio regula de muy diversas maneras los niveles de azúcar en sangre de forma que ayuda a prevenir e incluso regular en personas ya diabéticas sus niveles de azúcar. Esto instaura en general un patrón de funcionamiento metabólico mucho más equilibrado y saludable.

Mejora la limpieza de toxinas

Movilizamos desechos metabólicos y otras sustancias de desecho ayudando a limpiar los tejidos. Si los músculos se quedan largas horas a medias como en el sedentarismo todas estas toxinas se van a acumular en los tejidos generando dolores inflamaciones y degeneración de los tejidos.

Ayuda a adelgazar

Todas estas cosas van a tener como consecuencia visible el adelgazamiento, no solo porque gastemos calorías al caminar sino porque va a instaurar un patrón de mejor funcionamiento en general del organismo.

Aumento del bienestar

Produce un aumento de la secreción de sustancias del bienestar como la adrenalina, el cortisol o las endorfinas que nos hacen sencillamente sentir mejor a todos los niveles.

Disminución de los dolores musculares y articulares

Esto va a traer una disminución de los dolores articulares y musculares ya que estas sustancias de alguna manera suavizan o tapan estos dolores de una forma suave y natural.

Disminución del cansancio y mejora del sueño

Dentro de este patrón de bienestar vamos a reducir el cansancio. Si durante el día casi no gastamos tampoco podemos descansar bien por la noche.

Terminaremos con ese cansancio tan propio de los adultos caracterizado por la sensación de que por la noche no se va a descansar.
Sin embargo cuando uno hace deporte o camina unos buenos kilómetros va a tener ese cansancio más propio de los niños que llegan agotados a la noche pero duermen y descansan profundamente.